Aktiva

La politiquería barata nos cuesta cara a los mexicanos. Son aquellos políticos que hablan mucho, pero hacen poco. Por eso, para poder diferenciar la politiquería barata de formas más benignas de hacer política en beneficio de la población, basémonos, ante todo, en los hechos, en las acciones de las y los políticos, independientemente de sus colores.

Lo importante, entonces, es ver quiénes actúan y proponen, en contraposición de los que se oponen y no hacen nada, más que quejarse: es la acción contra la no-acción. El hacer contra el no hacer nada. Lo primero es política y lo otro es politiquería barata.

Ejemplifiquemos con hechos concretos: politiquería barata es oponerse al nuevo libramiento, una obra de inversión privada, que sacará el transporte peligroso de la zona conurbada, que generará 3 mil empleos y que forma parte de un proyecto integral de desarrollo del puerto de Manzanillo. El oponerse es que esto no se haga, así de simple.

Pregunto: ¿Es malo generar 3 mil empleos en un momento de recesión económica, les perjudica sacar el transporte peligroso, el cual ya ha costado vidas en México y que, diariamente, causa accidentes? ¿Por qué no apoyar al motor económico del estado que es el puerto de Manzanillo y que éste opera, básicamente, a través de carga contenerizada, canalizándola a través de vías más seguras, eficientes y viables?

Arguyen, para oponerse a los cambios, que son negocios del gobernador. ¿Es negocio del gobernador la planta Solarever que trajo una inversión de 20 millones de dólares al estado de capital chino? Que expliquen el nexo causal, porque son empleos para colimenses y una derrama que beneficiará a sectores de prestación de servicios. ¿Eso es malo?

Pareciera que hay quienes no quieren que vengan inversiones como ésta. Que se benefician más cuando no se hace nada y que buscan, precisamente, que se perciba eso: que no se está haciendo nada. Por eso se oponen, aunque signifique pérdida de inversiones y que no existan nuevos empleos en el estado.

El nuevo libramiento que se busca construir –el cual no le va a cobrar a automovilistas de Colima—en un tramo de la carretera del aeropuerto de Buena Vista y que saldrá por la nueva zona militar, cercano a la Salada, forma parte de estos proyectos integrales para darle viabilidad al puerto de Manzanillo. Es pensar a futuro, algo que casi no hacen los políticos.

Precisamente esta empresa China, construyó su fábrica en Tecomán por la colindancia con Manzanillo y porque de ahí, del puerto, saldrán sus paneles solares hacia el pacífico. ¿Quiénes defienden los intereses de Colima, los políticos que se oponen a esta clase de inversiones y obras, o las que los gestionan y dan facilidades para que se materialicen en hechos?

Pareciera que las y los diputados de Morena se oponen a las inversiones y la generación de empleos. Ellos arguyen que se va endeudar al estado y que esto proyectos son un negocio particular del gobernador, aunque, para esto último, no exponen ninguna sola prueba o evidencia. Es grilla. Politiquería barata.

Lo que ellos llaman deuda, en realidad, se trata de una fianza; es decir, el gobierno, como en cualquier inversión privada y acorde a los lineamientos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tiene que garantizar con recursos que se cumplirán ciertas condiciones. Es para certidumbre de los inversionistas y se hace, normativamente, en todos lados.

En ese sentido, el gobierno de Ignacio Peralta se compromete a hacer valer la ley de movilidad y no permitir el tránsito del transporte pesado y peligroso –sin destino a la zona metropolitana—por el libramiento Ejército Mexicano. Es algo que por ley tiene que hacer. Además de que la mayoría del transporte va hacia el puerto; es mínimo el trasiego de pipas que entra para abastecer las gasolineras.

Ahora bien, la fianza, de cerca más de 60 millones de pesos, es una medida que se aplicaría, en todo caso, de no cumplir con lo establecido en la ley. Pero las y los legisladores de Morena dicen que es un crédito nuevo para financiar este proyecto, lo que es totalmente falso; una mentira.

El mismo código penal tipifica el homicidio con una pena de 15 o hasta 30 años. Eso no quiere decir que vamos a estar en la cárcel, simplemente porque está en la ley: purgará la pena quien incurra en este delito. Lo mismo opera con la fianza que el gobierno del estado busca dar para cristalizar esta inversión de más de 2 mil millones de pesos: se pagará cierta cantidad si sigue transitando transporte pesado por el libramiento Ejército Mexicano.

Hablar de supuestos jurídicos cuando se garantizan inversiones de 2 mil millones de pesos, una generación de 3 mil empleos y el retiro del transporte peligroso de una vialidad donde transitan miles de vehículos domésticos, es politiquería barata. Esa que tanto daño le hace a México.

Dos puntos

En la aprobación de esta fianza quedará claro quiénes hacen politiquería barata (los que estén en contra) y los que, en un sentido del beneficio colectivo, aprueben acciones a favor del estado, aunque a lo mejor esos les gane las puyas de quienes siempre están en contra de todo, sin importar si esto es bueno. Y sus seguidores, que por inercia creen que todo está mal y son negocios particulares.

Colaborador